Sexo romantico 485200

Contents

  1. Got a YouTube account?
  2. Títulos relacionados
  3. Eating Out 4 Drama Camp () with subtitles | Amara
  4. Porno romántico en la ducha con una pareja
  5. Guia del Trotamundos - Aragon.pdf

Los liberales confiaban en las intenciones reformistas de Isabel, hija de Fernando Vil. Huesca y el Bajo Aragón se mostraron partidarios del carlismo; a la liberal Zaragoza le tocó resistir un nuevo asalto militar el día 5 de marzo de , siendo los carlistas violentamente rechazados de la capital. La jornada, popularmente conocida como cincomarzada, fue celebrada desde entonces como fiesta local. La verdadera crónica de las guerras carlistas ha sido deformada por incursiones literarias de tan estimable valor lírico como nula fidelidad histórica.

Unos y otros realizaron prodigios de crueldad sin justifica- ción alguna. La forja del presente La primera división provincial délos reinos españoles data del año y creaba cuatro demarcaciones administrativas aragonesas: Zaragoza, Huesca, Teruel y Calatayud. Diez años después la reordenación territorial suprimiría la cuarta provincia, anexionada a Zaragoza. La capital aragonesa comienza a perfilarse como un importante centro de comunica- ciones: Y ante el auge de las ciudades comienza la despoblación rural. Es el surgimiento del proletariado urbano, que en su origen se nutre de los desterrados del campo.

Un proletariado pronta- mente receptivo a los nuevos ideales emancipadores. Laffargue, yerno de Marx, visita Zaragoza y se entrevista con dirigentes obreros. Los regeneracionistas pretendían adelantarse al colapso de un país fratricidamente compartimentado; en sus escritos se amalgaman la crítica despiadada del corrupto régi- men de la Restauración borbónica y la exigencia de reformas sociales de corte populista, sin olvidar cierta nostalgia de la sociedad campesina aliñada con propuestas autoritarias de gobierno ilustrado.

En buena medida se trata de una respuesta ética de la burguesía culta y filantrópica a la creciente pujanza del socialismo, que amenazaba con destruir los cimientos del siste- ma económico liberal. El testigo de Mallada fue recogido por Joaquín Costa Monzón, Graus, , jurista, político e historiador que se decantaría hacia posiciones republicanas y federalistas.

Un producto del tesón aragonés La excepción -que confirma la regla- al estancamiento cultural y científico español contra el que clamaron los regenera- cionistas se personifica en Santiago Ramón y Cajal Petilla de Aragón, Madrid, Realizando investi- gaciones sin apoyo institucional, viviendo casi en la penuria, descubrió que las neuronas -células cerebrales- son unidades completamente independientes por lo que respecta a su función, estructura y origen. Se le considera el padre de la moderna neurología y obtuvo el Premio Nobel de Medicina en , ex aequo con el italiano Cario Golgi.

Luchó toda su vida por la promoción institucional de la investigación española: Las dos Españas El desastre colonial de , las guerras de Marruecos, la dictadura de Primo de Rivera La anarquista C. El proyecto pasa a tramitarse en Cortes, pero la sublevación militar de julio de da al traste con los renovados sueños de libertad aragoneses.

Los partidos de derecha se hicieron con un amplio triunfo en la provincia de Teruel y ganaron con menor margen de ventaja en las zonas rurales zaragozanas. En Zaragoza capital y provincia de Huesca fueron mayoritarias las fuerzas de izquierda. Calatayud, Tarazona, Huesca, Jaca y Teruel también quedan en poder de los fascistas; la resistencia republicana en el valle del Jalón, Alto Ebro y Cinco Villas es sofocada a tiros con la inestimable ayuda de los requetés-voluntarios carlistas- navarros.

Las sangrientas batallas de Belchite y Teruel, librada esta segunda en condiciones climatoló- gicas siberianas, fehicitan la importancia estratégica que ambos bandos concedieron al territorio aragonés. Todas las guerras son odiosas. Pero no todo resultó metralla y muerte en Aragón: El fin de la contienda es bien conocido por todos. Y los famosos Planes de Desarrollo iniciados en , si bien promueven la indus- trialización de la capital zaragozana, no hacen sino acentuar las tendencias migratorias de la población rural y sumen el resto de la región en el subdesarrollo.

La postrera jugarreta del franquismo al pueblo aragonés consistió en el proyecto de trasvase de las aguas del río Ebro a Cataluña, con el subsiguiente peligro para la integridad de los regadíos aragoneses. Una movilización silenciosa que anunciaba el despertar de la conciencia aragonesa en los estertores del franquismo. Simplemente porque Aragón ye nazión. Mas tiempo hubo en que la Lengua del Imperio no campeó sobre Aragón, cuando los aragoneses po- seían su propia fabla y la empleaban en toda la extensión de su territorio.

La parvedad territorial no es óbice para la convi- vencia de varias expresiones dialectales: Muestras de su prístino vigor medieval son dos bellos textos anónimos, el Liber Regnum narración histórica y la Razón feita d'amor Razón de amor, poema lírico escrito hacia el año , así como las obras jurídicas del obispo de Huesca Vidal de Canellas, autor de la Compilazión de Uesca de los viejos Fueros aragoneses El año se entroniza en Aragón la dinastía castellana de los Trastamara. Este hito histórico supone la castellanización lingüística de la vida administrativa y cultural.

La nobleza adopta el castellano como signo de distinción frente a la plebe, que permanece aferrada a su lengua nativa. Resultado de esta segregación lingüística fue la pérdida de hablantes: Por fortuna a los aragoneses les fue ahorrado padecer las atrocidades que el inquisidor de Granada don Lope de Armentia -alavés de mal agüero y por gracia o desdicha antepasado de quien esto escribe- aplicó con sanguinaria eficiencia a los hablan- tes del andalusí, idioma romance de Al-Andalus, que perdieron su lengua -su lengua física-.

Nuevos aires de juventud Pese a este arrinconamiento cultural, la literatura en lengua aragonesa resurge en pleno siglo XX con Domingo Miral, Leonardo Escalona, Beremundo Méndez, Pedro Arnal y Tonón de Baldomera, que emplearon distintos dialectos de la vieja tabla. Una brevísima lección Para los trotamundos interesados en cuestiones lingüís- ticas brindamos a continuación una pequeña lista de peculiarida- des de esta tabla en relación al castellano: Lengua y conciencia de un pueblo Podemos señalar que en la actualidad la lengua aragone- sa es un bien cultural escaso y protegido por las autoridades autonómicas cual especie en extinción.

Todos los cuidados son pocos para restablecer el antiguo vigor de este anciano venera- ble, ignorado por la gran mayoría de su progenie. Escribió con acierto Francho Nagore Laín: Agora puede estar qu'en bellas escuelas s'amuestre: Corre el si- glo XII. Los dominios del monarca arago- nés se expanden sobre los valles de los ríos Ebro, Aragón y Jiloca: Ha nacido el arte mudéjar, presente también en el Reino de Castilla aunque dotado de particularidades exclusi- vas en los territorios aragoneses.

Para la construcción de techum- bres se optaba por la madera. Para los campanarios optaron en un principio por la planta cuadrada u octogonal siglo XIII, catedral de Teruel y San Pedro de Teruel , posteriormente los construye- ron de base cuadrada con cuerpos superiores achaflanados siglos XV y XVI, torre de Utebo.

El mudéjar viene a ser una veta de exotismo oriental en el viejo Aragón, cristiano y austero. Para cantar bien la jota es necesario tener cédula sacada en Huesca,en Zaragoza o en Teruel. Los filólogos, en una nueva pirueta de su oficio, han creído descubrir en el término jota la evolución peculiar del latino saltare, vía el medieval sotar saltar , que haría referencia a las querencias aéreas de sus ejecutantes.

No falta quien busque sus raíces en el baile gitano, como el fandango. Lo cierto es que el primer testimonio escrito referido a la jota data del siglo XVII: También la menciona el Libro de diferentes cifras para guitarra, de La no inclusión de la jota en compendios de bailes populares anteriores a estas fechas parece indicar que su actual conformación es relativamente moderna, producto de una dilatada y apenas conocida evolución. Y hablando de instrumentos: Pa luego vengo yo al mundo si esto lo llego a saber recurre también al tópico tema de la madre Cuando oigo cantar la jota siento una pena muy grande, pues con ella me dormía en los brazos de mi madre o inmiscuye a la Virgen en las pendencias de los humanos La Virgen del Pilar dice que no quiere ser francesa, que quiere ser capitana de la tropa aragonesa.

Vale la pena adentrarse en el universo entrañable de la inventiva popular: Canción y melodía En el capítulo de los cantos, es significativo remarcar su íntimo ligamen con la vida social y sus manifestaciones religio- sas, festivas o laborales, como es propio de las antiguas socie- dades rurales. No había en otro tiempo actividad que careciese de su propio género lírico, con tonada, melodía y copla particu- lares: Instru- mentos de acompañamiento son los hierrillos, la maraca de tres mazos, la carraca y la pandereta.

El dance posee dos vertientes, civil y religiosa; suele ejecutarse en festividades sonadas como el Corpus, la Inmaculada o Santa Orosia, supo- niendo su representación todo un acontecimiento popular. Los danzantes suelen vestir atavíos típicos de su comarca. El cerdo y el cordero son sus ejes fundamentales, como corres- ponde a una región interior y de climatología seca; los pescados apenas figuran en la dieta tradicional, salvo la trucha, variedad de salmónido muy abundante en los ríos aragoneses. Aprove- chando la leche de vaca como materia prima se fabrican quesos muy similares a los del valle de Roncal Navarra.

Los andaluces dicen que de él todo es bueno, hasta los andares, aludiendo al extraordinario rendimiento que produce su matanza. No en vano son famosos los embutidos de Teruel, especialmente su jamón curado en sal, pero no le van a la zaga el lomo fresco o curado, las salchichas, morcillas -de arroz o cebolla- y butifarra. Paletilla, lomo y solomillo son igualmente apreciados. Los reba- ños de ovino salpican con sus tonos parduzcos, casi mimetiza- dos en el ocre del terreno, toda la geografía de Aragón. El ternasco se ha convertido en algo así como el plato nacional aragonés: Del cordero no se tira nada: Chilindrón es un guiso compuesto de tomate, pimientos, cebolla, ajo, pimienta, jamón y aceite.

El pan de los abuelos Con independencia de estas exquisiteces, hora es de hablar del plato genuino del Aragón rural y pastoril, rancho secular de pastores en la soledad de los montes y recurso de tantas familias humildes en épocas de vacas flacas: Para limpiar estómagos Muchos de nuestros amigos tal vez no hayan podido contener una mueca de asco ante tamaño alarde de grasas y coleslerol.

Nosotros hemos podido catar -por no hablar de empachó- los melocotones y peras del huerto familiar de nuestra amiga y colaboradora en esta guía María Villagrasa, oriunda de Belver de Cinca Huesca , excelentes por su sabor, textura y aspecto. Solaz de caminantes Con pan y vino se anda el camino. Cuentan que los bodegueros franceses se habían convertido en los principales compradores de vino aragonés, el cual mezclaban con sus caldos en estudiadas dosis para conferir a éstos el cuerpo del que carecían. El vino de Aragón es recio, de tonalidad intensa y muchos grados, en consonancia con las fuertes comidas que acompaña.

Camino de Castilla se cosecha en la comarca de Borja-La Almunia, donde predomina la uva garnacha negra. Las tres comarcas mencionadas pertenecen a la provincia de Zaragoza, pero no debemos olvidar los vinos suaves de Jaca y Barbastro en Huesca y los finos claretes y blancos de Valderrobres Teruel. Comprobaréis la idoneidad de estos vinos al degustar alguno de los platos rurales que hemos mencionado en un principio.

Hasta hace poco se le ubicaba en la margen derecha del Ebro, cerca de Juslibol, donde los arqueólo- gos habían descubierto restos de una fortificación prerromana del siglo VI antes de Cristo. Otra posibilidad es que los romanos, aun trazando una ciudad de nueva planta en la orilla izquierda del viejo Iber, se valiesen también de elementos y construcciones precedentes; el primer poblado ibérico pudiera situarse entonces en el entorno de la actual iglesia de San Juan de los Pañetes, que cierra el flanco oeste de la plaza del Pilar.

Una ciudad con esqueleto romano La Caesaraugusta romana, colonia que tomaba nombre de quien concedió el privilegio de su fundación, hacia el año 19 a. Siguiendo la usanza de la arquitectura civil romana, la población fue rodeada de una muralla con cuatro puertas, una por cada punto cardinal. Los ejes vertical y horizontal de la ciudad romana [cardus y decumanus, respectivamente se corresponden con la calle Don Jaime I y con las vías Manifestación-Espoz y Mina-Mayor.

En la colonia cesaraugustana no podían faltar los grandes centros civiles que caracterizaron la civilización latina: El cristianismo fructificó en ella con vigor inusitado y las persecuciones se cebaron en sus habitantes: Requiario, caudillo godo, arrasó la vega circundante mas no pudo franquear sus murallas. Si lo hizo Gauterico el año , y los francos, en sus disputas contra el reino visigodo establecido en la península, la asediaron en Sutilezas orientales Muza Iba Nusayr la conquistó sin gran esfuerzo para el Islam. Y con la palabra de Mahoma vino una corte de astrónomos, médicos, poetas y filósofos, y reviviría su condición de emporio comercial y plaza fuerte estratégicamente situada, desde donde podían controlar- se los movimientos de los rebeldes cristianos refugiados en los valles del norte.

Siete meses de asedio le costó ganarla lo cual, si comparado con el escaso trabajo que invirtió Muza en idéntica empresa, bien poco dice a favor del rey cristia- no y del nuevo orden que portaba en el filo de su espada. Fuera de las murallas se creó el guettode la Morería Cerrada, germen del actual Arrabal, donde se permitiría a los musulmanes vivir y trabajar la tierra.

A los judíos se les asignó una zona intramuros particular. Del siglo XII data el barrio de San Pablo, al oeste de la antigua muralla, cuyos primeros habitantes fueron en su mayoría agricultores de las cercanas vegas. La atribulada Edad Media Una serie de perturbaciones políticas guerra entre los nobles y el rey Pedro III, guerra de sucesión a la corona castellana y las epidemias de peste de y , ralentizan el desarrollo económico y urbanístico zaragozano durante el siglo XIV. De esta centuria data la hoy desaparecida muralla exterior de la ciudad. Zaragoza no va a ser menos.

Los antiguos templos de Santa María la Mayor y de San Salvador no se escapan a reformas y ampliaciones. El vecindario se sumó a la defensa de la capital reforzando la exigua guarnición militar, que capitaneaba el general Palafox; sin otros medios que su coraje resistió dos asedios del poderoso ejército napoleónico, numeroso y bien adiestrado y pertrechado.

Miles de combatientes de uno y otro bando perdieron la vida: Una nómina de héroes populares se ha preser- vado en la memoria colectiva de los zaragozanos, y por cierto engrosada de personajes femeninos: Pero la historia, desgraciadamente, no es un cuento de hadas donde los buenos venzan a los malos con el solo recurso de su audacia y sacrificio.

Aquella muralla de pechos patrios - como otras tantas en la luctuosa historia militar de la España de- cimonónica- carecía de los contrafuertes necesarios para frenar sin mella los obuses enemigos. La ciudad hubo de capitular por fin, agotados todos los recursos defensivos, el 21 de febrero de Mudo testigo de la gesta es la Puerta del Carmen, que nos muestra las heridas inflingidas por los combates.

Otras cons- trucciones religiosas fueron remodeladas y convertidas en cuar- teles, lo que no se sabe si es aun peor. Por Dios, por la Patria y el Rey Las tropas carlistas atacaron Zaragoza el 5 de marzo de Muy vanidosos ellos, pretendieron conseguir de golpe lo que tanta sangre y esfuerzo costó a Napoleón.

Sus fuerzas fueron derrotadas en toda la regla por las Milicias Ciudadanas, organización paramilitar integrada por vecinos zaragozanos. La jornada permaneció como fiesta local -la cincomarzada- hasta que los fascistas la prohibieron para establecer el 5 de marzo como día del requeté. Y es que parecían bobos, pero no se les escapaba una Artes, Minerales, Agricultura e Industria.

El Paseo de Sagasta -tenía por modelo original los bulevares de París-, el paseo de Pamplona y el Mercado Central nacen en estas fechas. Para albergar la exposición hispano-francesa de , conme- morativa del centenario de los Sitios, son urbanizados los contor- nos de la iglesia de Santa Eulalia, hasta entonces mera huerta. La burguesía se muestra sensible a las tendencias de la arquitec- tura vanguardista europea y en solares hueros se yerguen interesantes muestras del Art Nouveau. Bajo el lucro de los burgueses fermentaban las iras de las clases trabajadoras.

La conflictividad laboral y política define el diagnóstico social del periodo En la huelga general tiene un seguimiento masivo en la capital aragonesa, pero mayor resultó el impulso represor de las autoridades civiles y militares. Sin embargo la subleva- ción de su guarnición militar en , al mando del general Cabanellas, la situó del lado rebelde. Mientras la contienda devastaba otras poblaciones y ciudades de Aragón, Zaragoza se vio ajena a las grandes operaciones militares de la contienda, pudiendo salvaguardar así la integridad física de su casco urbano.

Pero la experiencia demuestra que cuanto no destruyan las bombas, bien puede arruinarlo un concejal inepto. La actividad comercial se aprecia ingente, comparable a la de las principales urbes del Estado; el trasiego de gentes, el callejeo es constante a todas horas y dentro de su masa social se deja notar el peso específico de la clase funcionarial.

Abundan los locales dedicados a las distintas ramas de la hostelería, con lleno absoluto en todos ellos, sean de cualquier ralea. La falta de homogeneidad arquitectónica a la que nos referíamos anteriormente, se percibe por desgracia con mayor nitidez -y dramatismo- en el casco viejo de la ciudad. Lo salpican construcciones de pésimo gusto, erigidas en los años sesenta y setenta. Pero no se desanime el trotamundos. Un vuelo desde París los martes jueves y domingos; desde Londres, un vuelo los lunes, miércoles y viernes.

Iberia vuelos nacionales: Aviaco vuelos internacionales: Aeropuerto de Zaragoza: Desde Madrid: Sanclemente, Estación del Portillo. Zabitrans hace lo propio con Bilbao. Para información de todas ellas: Paseo María Agustín, 7. Paseo María Agustín, Navarra, Oficina de Turismo de la Diputación General de Ara- gón: Torreón de la Zuda. Oficina de Información al Consumidor: Oficina de Información, sugerencias y reclamaciones de la Diputación General de Aragón: Pilar, 8. Urgencias Seguridad Social: Casa de Socorro: Paseo de la Mina, 9. Policía Nacional: Paseo Independencia, César Augusto, Es el antiguo Corona de Aragón, que sigue ofrecien- do excelentes servicios.

Aunque los tres establecimientos citados son de eso que suele llamarse alto standing, los precios no parecen abusivos si los comparamos con hoteles de similar categoría de Madrid o Barcelona, los emporios de la carestía nacional. Gracioso nombre y buen servicio. Muy céntrico, su traza moderna no acaba de congeniar con el entorno. Coso, Seo, 2. Medio Los hoteles Las Torres" Pza. Pilar, 11; tf. España, 7; tf. Los precios son interesantes para cualquier bolsillo medio. En las inmediaciones del centro histórico, pero fuera de su acostumbrado bullicio, tenemos los hoteles Avenida" Avda.

César Augusto, 55; tf. Los precios oscilan en torno a las ptas. Citaremos una pequeña selección de los mismos; el criterio seguido en la elección es su estratégica ubicación en el plano de la ciudad. Hostal Ambos Mundos.

Got a YouTube account?

Pilar, La presencia de residentes permanentes de la tercera edad le confiere un ambiente familiar. El aprovechamiento del espacio es admirable. Su situación, excelente. Precios interesantes menos de ptas. Inmejorable ubicación. Un defecto: Estébanes, 2. Tampoco tiene habitaciones con baño. Paseo Pamplona, Madre Sacramento, Tampoco os extrañe si hay que compartir habilacion con personas ajenas. Y una advertencia: Citamos algunos de estos lugares de reposo: El colmo: Estébanes, 4.

Manifestación, El Paso. Habitaciones sin lavabo. El colmo del colmo. Las habitaciones tampoco tienen lavabo. Camping Camping Casablanca. Seguid la carretera Nacional 2 Madrid-Francia para tomar luego el desvío hacia el barrio de Valdefierro km. Su categoría es 1 9 C. Perma- nece cerrado del 16 de octubre al! Santa Teresa, Para los amantes de la cocina francesa y que no tengan reparos en el bolsillo.

Casta Alvarez, Situado en el barrio de San Pablo. Destaca su selección de vinos de la tierra y delicias como el camemberí con confitura de tomate. Los Borrachos. Paseo Sagasta, Interesante la oferta de carnes de caza. Torre Nueva, Ubicado en el corazón de la Zaragoza renacentista, en un edificio de valor histórico. Se trata de una bodega-charcutería que organiza comidas para grupos, siempre previa reserva tf. Mefisto, 3. Para ponerse morado de marisco.

Títulos relacionados

Acércate si eres un carnívoro impenitente. La Venta del Cachirulo. Autovía de Logroño, Km. Moderno tratamiento de la cocina aragonesa. Exquisi- tas aves pato, pollo a la chilindrón y buen ternasco. Un conjunto jotero ameniza las cenas con sus cantos, para mejor digerir la opípara colación. Medio La Rinconada de Lorenzo.

La Salle, 3 junto Pza. San Francisco. La relación calidad-cantidad-precio es excelente.


  1. !
  2. ;
  3. Guia del Trotamundos - desykega.tk.

Recomenda- mos que confiéis la elaboración de la comanda al camarero; pero de su carta pueden destacarse las migas con uva y longaniza, el pollo a la chilindrón, las morcillas de Fuendejalón, los pimientos rellenos, el ternasco, el helado de higos, la cuajada con miel sin olvidar la amplia carta de vinos de Aragón. Ojo a las fotos del patriarca familiar, expuestas en el comedor: Antigua Casa Lac.

Es un complejo de pastelería-café-restau- rante, un local de aspecto fino, silencioso y discreto pese a su ubicación en lugar tan bullanguero, con motivos ornamentales modernistas. En la planta baja sirven raciones de embutidos de la tierra a precios razonables. Goya, Casa Montañés. Boggiero, Especialidad en marisco a precios aceptables.

Santa Inés, 6. Platos caseros, de esos que hacen las madres. Muy recomendable el jamón con ciruelas. Grill Master. Lagasca, Lo distinguen sus parrilladas de carne. Posada de las Almas. San Pablo, En este restauran- te de nombre tan becqueriano hallaréis un estupendo surtido de cocina popular aragonesa, donde no podían faltar los muy apetitosos chilindrones y témaseos.

Yo que vosotros me comería un buen plato de ajoarriero Barato Casa Emilio. Madrid, 5. Aunque esté alejado del casco histórico de la ciudad, vale la pena acercarse para degus- tar sus pescados y carnes, servidos siempre con generosidad en las raciones. La calidad media es buena y las raciones satisfacen los apetitos voraces.

McDonalds Pza. España, 4. Todo se ha dicho y escrito ya sobre estos satélites del imperialismo cultural norteamericano. Bar Fonda. Tres Hermanos. Cafetería Aragón. Alfonso I, El Tubo no mantiene su esplendor vital de épocas pasadas, pero se mantienen abiertos decenas de bares donde el trasiego de individuos de todas las clases sociales es continuo, sobre todo los fines de semana. Bocatas de calamares a la romana por ptas. Local bullicioso, activísimo. Los Amigos. Junto al anterior. Netamente popular, no se diferencia de su vecino en materia de precios.

El Gastrónomo. Es barato y ofrece un amplísimo surtido de tapas, aunque éstas son mejorables. Sólo para salchi- chómanos. La flanquean un sex-shop con objetos "que pueden herir" vuestra sensibilidad y la Ortopedia La Francesa, cuyo diminuto escaparate muestra en exclusiva un montón de preser- vativos de diferentes marcas y colores, aunque no explica las virtudes ortopédicas de tales prendas.

MUSICA PARA HACER EL AMOR (50 SOMBRAS DE GREY)

En la esquina de 4 de Agosto con Libertad. El señor de la barra no es yankee, sino de Logroño y al parecer muy aficionado a los toros. Al entrar se percibe un penetrante y sabroso olor a bar y a fritanga. La especialidad de la casa es el cerdo madejas, oreja, morro Casa Pascualillo. En la calle Libertad y fundado en el año que este país perdió su libertad. Un local fino en el centro del Tubo, lugar de tapeo de funcionarios y profesionales que trabajan en la zona del casco antiguo.

Es la típica taberna con barra alta de madera y azulejos, muy bonita de aspecto. A la entrada contemplaréis un curioso cuadro que muestra los distin- tos pelajes de toro de lidia y sus respectivas denominaciones taurinas. Las tapas son variadas y de excelente calidad: Cervecería Trota-Mundo. Calle Estébanes. En esta calleja transversal del Tubo subsisten bares cutres de luminoso macilento, pintura ajada por el humo y las toses y parroquianos de rostros etílicos. Conserva todo el encanto ruinoso de una calle tabernaria de tiempos pretéritos. Fuera del perímetro del Tubo, pero dentro del casco antiguo cabe citar otros lugares de tapeo: Plaza de Santa Marta.

Ambos son del estilo del ya mencionado Pascualillo. Zona calle Don Jaime I. Del Coso nacen varias calles en dirección al Paseo de la Mina y calle Asalto, bien pertrechadas de bares de tapeo. Alta Taberna de Pedro Sapunto. Antonio Agustín, San Lorenzo, Si el mediodía os sorprende en esta zona no dejéis de acercaros a Los Navarros, en la calle del 5 de Marzo, donde os aguarda una gran barra repleta de bocados mariscos, cerdo, tortillas, cordero para todos los paladares. Quien desee hacer una incursión en el peculiar mundo de camioneros y transportistas, que se acerque al Café Madrid Avda.

Madrid, 1 , tradicional lugar de parada y fonda de este gremio. La ponderación resulta difícil y engañosa, pero una cosa sí es cierta: Zaragoza se divierte a rabiar noche y día, en buena parte gracias a que los restrictivos horarios continentales no han llegado todavía y que sea por muchos años a estas latitudes. El horario de cierre ronda las cuatro de la madruga- da. Algunos locales solamente abren los fines de semana y festivos. La calle Olmo ofrece un aspecto devastado, en contraste con la vitalidad de sus pubs. Es uno de los enclaves pioneros de la movida nocturna en este barrio, junto con su vecino El Olmo Rosa.

La clave de su éxito se cifra en tres constan- tes vitales: El Vertical, siempre abarrotado y con fama de lugar propicio para el ligue y El Ibicenco son los locales estrella de esta calle dilatada y poco agraciada estéticamente, donde el horario de cierre bien puede prolongarse hasta las seis de la mañana. Entremezclados los soldados de la guarnición militar en Zaragoza los hay a puñados , bachilleres y bailones en general, la zona tiene fama de bullanguera.

Zona Universitaria Quienes han pasado por las aulas de la Universidad recuerdan con singular nostalgia la despreocupación y el espíritu festivo que campeaba aquellos años mozos. El Capítol. La Ripa, 7. La Ripa, Lorente, Café Buñuel. Todos los géneros tienen cabida en esta ciudad heterogénea, rica en ambientes diversos. Malvaloca en pleno centro histórico: La reconversión en café-cantante se realiza en Sobre el pequeño escenario -cuyo trasfondo ocupa un decorado tropical tan feraz como añejo- la actuante canta una letrilla maliciosamente arreglada, se mete con tu bigote y alcanza a mostrar un retazo de carne generosa -y no siempre joven-.

En la calle de Boggiero, n 9 28 barrio de San Pablo , encontraréis otro café-teatro histórico: Adquiere su nombre actual en , para convertirse en renombrado centro de music-hall. Carmen Amaya, Estrellita Castro y Carmen de Lirio -entre otras celebridades de la posguerra- pasaron por su escenario. Y ya se sabe: Para bailar y bailar y ver amanecido a la salida tenéis las siguientes discotecas: Son refugios para insomnes, embalses donde desembocan las corrientes de todos los cauces nocturnos a que antes hemos pasado lista.

Por su concepción, el diseño de la remozada plaza se basa en motivos verticales que rompen la continuidad horizontal de la gran explanada; un contraste fuerte, intencionado, entre estilos aparentemente contrapuestos. Un proyecto urbanístico caracterizado por su aversión a lo vegetal, como demuestra la actuación en la contigua Plaza de La Seo y que recuerda con perdón las plazas duras que han proliferado en la Barcelona olímpica. Pero hablemos del templo en cuestión. Ventura Rodríguez concluyó la obra en sí en el año , tras muchos y diversos avatares económicos; no obstante quedaban por rematar algunas torres del actual edificio, que no se alzarían hasta el presente siglo.

La basílica es de planta rectangular, alta y espaciosa, con tres naves paralelas de siete tramos cada una. El corazón de la basílica no es otro que la Santa Capilla, sita en el flanco derecho de la nave central y donde es venerada la imagen de la Virgen -una pequeña escultura gótica en madera de cedro atribuida a Juan de la Huerta, de apenas 38 centíme- tros de talla y ubicada a la izquierda del monumental conjunto es- cultórico central-.

Dos tradiciones piadosas hondamente arraigadas entre los zaragozanos tienen la Santa Capilla por escenario. Una de ellas es el paso de los niños por el manto de la Virgen: Otra es el ósculo al Pilar -y en realidad no es un pilar, sino una columna- sobre el que se apareció la Virgen y que ha permane- cido en el mismo lugar desde aquella legendaria madrugada -así lo afirman-. Un fragmento de la columna puede verse y besarse a través de un pequeño ventanuco, que se abre a espaldas de la capilla.

Y por cierto: Gentes de todas las edades, sexo y condición acuden con frecuencia a depositar su beso sobre tan peculiar objeto de culto. Los relieves de la sillería represen- tan escenas de los dos Testamentos, de la vida de la Virgen y de los santos e incluso escenas históricas referentes al pasado de la Iglesia aragonesa -aunque no las distinguiréis desde la lejanía impuesta por la reja-.

Las tallas del órgano las debemos a Juan de Moreto y Esteban Ropic, que realizaron el encargo entre y Adheren- cias extrañas e indeseables como ésta destrozan el encanto de un monumento. Reta- blo con vocación arquitectónica, en el cual los contornos de formas góticas enmarcan la abigarrada profusión de episodios sacros. Si el tiempo y el empacho de monumentos lo permiten, cabe también detenerse ante las capillas de Santiago -con baldaquino barroco- y de San Juan Bautista, el Coreto coro de la Virgen y la Sacristía de la Virgen. En la Sacristía Mayor, hoy museo, puede contemplarse un estimable conjunto de arte religioso: Y vecino a las murallas vemos el Mercado de Lanuza, construcción de estilo modernista que realizase en piedra y hierro Félix Navarro entre y Al lado opuesto de la basílica encontraremos la Lonja del siglo XVI, edificio de estilo renacentista donde los mercaderes mayoristas exponían y negociaban su género.

Edificada entre y , en ella laboraron el arquitecto municipal Juan de Sariñena y el cantero Juan de Segura, autor de las columnas in- teriores. La construyeron en ladrillo, como es típico entre las edificaciones aragonesas de la época, siendo rectangular su planta. Si bien el exterior es sobrio en exceso y poco atractivo, pj es confiere al curioso cierta impresión de pesadez, podemos destacar la elegancia de sus adentros surcados por ocho colum- nas de proporciones esbeltas y capiteles labrados, que soportan bóvedas nervadas de orden gótico.

Próxima a la Plaza del Pilar encontramos la calle de San Braulio. En ella se yergue la modesta de aspecto sede del PSOE, exenta de interés artístico pero dotada de indudable valor testimonial. La reforma de este espacio ciudadano erigió en lugar de aquellos una suerte de gran bloque -con dos tramos: La Catedral del Salvador -abreviando: La Seo- se erige sobre la antigua mezquita mayor de Saraqustat.

La estructura del edificio es típicamente gótica: Las sucesivas reformas y adherencias modificaron parcialmente el diseño original e impiden contemplar partes del mismo que subsistieron a las posteriores innovaciones. El con- junto es de proporciones mucho menores a la grandilocuente Basílica del Pilar, aun siendo mayor su riqueza -basada en la heterogeneidad- estilística. El Retablo Mayor es un impresionante conjunto de ala- bastro labrado en proporciones mastodónticas, cuya realización compartieron los escultores Pere Johan y Hans Piet d'Anso siglo XV.

En el centro de la nave principal topamos con el coro catedralicio. La sobriedad de su sillería doselada contrasta con la profusión ornamental del coro del Pilar. Fue construido entre y por encargo del arzobispo Dalmau de Mur. La reja de bronce que lo clausura es posterior, en tanto que forjada por Juan Ramírez e! La Sacristía Mayor hace las veces de museo catedrali- cio.

Contiene objetos de culto y piadosos. Se trata de una de las mejores piezas del llamado barrio gótico zaragozano, felizmente rescatado de la ruina en que se encontraba. Varios bloques de ladrillo rojo pretenden emular las formas tradicionales de la vivienda zaragozana de épocas pasa- das; la torre del reloj que preside el conjunto es un lejano calco de los torreones mudejares de planta cuadrada del Bajo Aragón.

En el siglo XV las capillas desaparecieron con la contrucción de las dos naves laterales, comunicadas por sus cabeceras y pies. A destacar la preciosa torre mudéjar de siete pisos y remate acerado aunque posterior, del siglo pasa- do ; tiene planta octogonal, fue construida en ladrillo y su orna- mentación se basa en motivos geométricos concretamente, friso de rombos.

Igual- mente recomendable es la visita al claustro de San Miguel. Al- Yafariyya fue su nombre original y lo hizo construir para su asueto y protección Al-Muqtadir, soberano de la taifa de Saraqustat. Contemplaréis el soberbio exterior amurallado, sobre el que en su momento se efectuó buena restauración. De los dieciséis torreones semicirculares de alabastro que sobresalían del muro, apenas se conserva el basamento: Entre dos de estos torreones se abre la puerta de herradura que da acceso al recinto interior. Esta pieza fue en su momento expoliada, pues los arcos originales se guardan hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y en el Museo de Zaragoza.

Una inscripción laudatoria bordea el perímetro del salón -a modo de zócalo elevado- y encomia con palabras latinas a quien Maquia- velo consideró espejo de príncipes y a su egregia esposa: Como si la tentación, que tan buenas pértigas blande, viese frenados sus ímpetus por esta especie de cilicio que separa el rigor conventual de las asechan- zas del siglo Se debe su fundación al arzobispo de Zaragoza don Hernando de Aragón, nieto que fue de los Reyes Católicos. La iglesia es sencilla, aunque amplia; consta de una sola nave y crucero.

La bóveda de crucería, huérfana de columnas, asienta sus nervios estrellados sobre pechinas en forma de escudo; el encalado superior inunda de luminosidad los interiores del templo. Observad la disposición de la sillería, paralela a los muros laterales, donde toman asiento los monjes en las distintas momentos de oración que jalonan la vida cotidiana de esta escrupulosa orden religiosa.

Goya pintó varios óleos para la Cartuja de Aula Dei, el año Cuatro de estas obras se perdieron tras la desamor- tización; prendidos de los muros de la iglesia conventual podréis admirar siete piezas originales del genial artista aragonés, que representan escenas de la vida de la Virgen. Iglesia de la Mantería Plaza de San Roque. Barroca y construida en ladrillo, de interior suntuoso, decorado con frescos del pintor Claudio Coello. La vista se extravía entre tanta sinuosidad. Una barroquísima exageración, pero sin duda bella y de trabajosa factura.

Patio de la Infanta. Perteneció al desaparecido Palacio de los Zaporta, derribado en El patio en cuestión tiene forma rectangular, flanqueado por ocho columnas con esculturas antropomórficas que sostienen un dintel profusamente labrado; sobre el dintel se yergue una galería de arcos de medio punto, a la usanza renacentista. Palacio de los Luna Coso, 1. Actual Audiencia Territo- rial. Lo caracterizan dos gigantes esculpidos a ambos lados de su portada Hércules y Teseo. La muchacha de Caspe , El virtuoso , Buey vasco , Bailarina espa- ñola y El profeta El edificio es de estilo barroco data del siglo XVII , fue construido en ladrillo y lo corona una amplia barbacana, típicamente aragonesa.

En la misma plaza y como complemento a la incursión museística, podréis contemplar otra joya del mudejar zaragoza- no: Recorrer sus salas supone el repaso de la historia arago- nesa. Museo Etnológico Tan diminuto como coqueto. Acercaos a curiosear las colecciones de trajes y menaje doméstico guardadas en el interior de estas graciosas construcciones.

Museo Camón Aznar José Camón Aznar Zaragoza, Madrid, es una de las grandes personalidades de la cultura aragonesa de este siglo. Su afición coleccionista le llevó a formar una valiosa muestra de obras de arte que legaría a su ciudad natal. Para acoger tal donación, Ibercaja adquirió y restauró el precioso palacio rena- centista sito en la calle Espoz y Mina, El Ayuntamiento organiza distintos actos culturales, musicales y artísticos, los gigantes y cabezudos que inmortaliza- se la zarzuela así intitulada ocupan las calles del casco viejo zaragozano para algarabía de jóvenes y mayores.

Pero nada puede emular las tres citas tradicionales de estos festejos: Cada año por estas fechas se celebra un afamado concurso de jotas, al cual concu- rren grupos y solistas de todo Aragón. Y todo generosamente regado en vino del país. Fiestas de San Valero. Este venerable varón comparte con la Virgen del Pilar el patronazgo de la ciudad.

Una fiesta cívica felizmente recuperada. Semana Santa. Zaragoza se suma a la rica tradición sacra de estas fiestas con la Procesión General del Santo Entierro: Las distintas escenas se reproducen con pasos anti- guos y con otros de reciente factura del siglo XV a nuestros días. La calidad de la oferta es superior a la que puede adquirirse en los mercados de otras grandes ciudades, y los precios son sensible- mente inferiores sobre todo por lo que respecta a las verduras, carnes de cerdo y cordero y embutidos.

Rayo, escultor. Para pasar a la posteridad. Esculpe tu busto en cualquier tamaño. Salchichería Krutz Madre Sacramento, Famosas son sus alpargatas. Almacenes Gay En la calle Alfonso, para todas las tendencias a la hora del vestir. El Tingladillo. Cortes de Aragón, Atuendo y acceso- rios para el amante de la estética heavy El Mañico. Calle Alfonso, frente a Gay. Típica tienda de recuerdos del casco antiguo zaragozano.

En su poblado escapa- rate resaltan los adoquines y las figuras del popular maño, indi- viduo típico aragonés con su faja y cachirulo pañuelo a cuadros, generalmente rojo con franjas negras, anudado a su cabeza. Otros establecimientos del mismo género y cercanos son La Española en la Plaza de Sas y renombrada por su oferta de frutas confitadas de Aragón , El Maño en la calle Alfonso, poco antes de que ésta desemboque en la Plaza del Pilar; un muñeco con trazas de cazurro nos asalta desde su escaparate con esta juiciosa sentencia: Ossau, 9.

Aventuras para pijos: Luces de Bohemia. Una preciosa librería de viejo, cuyo escaparate expone grabados antiguos de tema religioso. Inocencio Ruiz Cinco de Marzo, 9. Muy concurrida por los bibliómanos zaragozanos, esta librería de ocasión sorprende frecuentemente con su olería de incunables. Gran Vía, 11 frente a la antigua Facultad de Medicina. Centro Independencia. A estas galerías comerciales, sitas en el Paseo del mismo nombre, se las conoce popularmente como "el caracol". Galerías de arte, zapaterías, boutiques y negocios de hostelería se apiñan en sus pasillos.

Chocolate, en la calle General Sueiro, os ofrece moda de diseño. Galería Miguel Marcos. Las mañanas de los días festivos se forman mercadillos callejeros en varios enclaves de la ciudad. En la Plaza de San Francisco se exponen y venden sellos, monedas y minerales. Vascones y suessetanos parece que se repartieron su territorio en la noche de los tiempos: La romanización intensiva de esta feraz comarca cerealística se verifica entre los siglos II y IV de nuestra era: Moros y cristianos supieron apreciar también la rique- za de esta tierra y su importancia estratégica.

El paso de las sucesivas culturas ha sembrado las Cinco Villas de inaprecia- bles tesoros artísticos y de lugares y conjuntos de añeja belleza, que recatadamente aguardan la visita de nuestros trotamun- dos. Caste- jón de Valdejasa, Erla y Luna son asimismo lugares de interés para el viajero. Del interior cabe destacar el retablo mayor plateresco que labrasen en el siglo XVI Gil Morlanes y Gabriel Yoli, y la capilla de la Virgen de Sancho Abarca, ligada a la historia del que fuera rey de Navarra. La grandilocuencia barroca de la capilla oculta la nuda beldad que caracteriza la talla gótica de su patrona.

Fiestas populares El 21 de abril se celebra la festividad de la Virgen de Sancho Abarca. Esta efemérides tiene interés por la representa- ción del tradicional dance de Tauste, que los actores ejecutan blandiendo palos. Coronas de flores y torres humanas cuatro hombres con un niño encaramado en lo alto, que lejanamente recuerdan los castellers catalanes son elementos complemen- tarios de este dance.

Allí se degustan buenas judías de la tierra y otros platos regionales principalmente carnes y caza menor. Constitución, Reserva cinegética Cerca de Tauste y en dirección a la provincia de Huesca, no dejéis de visitar la Reserva de caza de los Montes de Castejón, macizo cubierto por bosques de pino carrasco que delimita los confines del secarral trigueño. Los jabalíes y gatos monteses campan a sus anchas por las anfractuosidades del terreno, cediendo el dominio del cielo a las numerosas colonias de aves rapaces que anidan en los riscos. De data su Fuero particular, que la convertiría en cabeza de merindad y suprajuntería.

Del peso político de esta villa en el seno de la Corona aragonesa nos habla su elección como sede de las Cortes de , entre cuyas resoluciones se incluiría el sistema de elección del Justicia de Aragón. Rodeada de murallas hasta el siglo XVIII, brillaría en esa centuria el torero Martincho hijo de esta villa a quien Goya inmortalizase realizando el salto de la garrocha. Paseo del Muro, Media Villa, Para hacer noche a precios reducidos alrededor de ptas. La parvedad de medios no impide el aseo y la simpatía de quienes regentan estos esta- blecimientos.

Saciar el hambre Bar Cuatro Esquinas. El Salvador, 4. Encontraréis bue- nas tapas y bocadillos. Otro tanto en La Oliva Paseo del Muro, 1. Asador Aragón. Mediavilla, Restaurante El Salvador. Concordia, Y después de comer Después de comer apetece una copa de brandy -u otro espíritu- en alguno de los cafés del pueblo: Enclavada en el mismísimo corazón de la villa.

Su disposición exterior revela la doble función, religiosa y militar, que antaño tuvo asignada. Dos portales dan acceso a su interior: La severidad de la bóveda de cañón, símbolo de la espiritualidad intimista y humilde -incluso humillante- difundida en toda Europa por la orden de Cluny, contrasta con las estilizadas formas del retablo gótico, que anuncian el advenimiento de la nueva religiosidad mundana de los siglos XIV y XV.

Iglesia de Santa María de la Corona. Plaza Mayor. Si se busca la pesca de la trucha, lo mejor es dirigirse a los embalses de El Bolaso y San Bartolomé, donde también se practica el windsurfing. Los alrededores de estos pantanos, repoblados con pinos, son aptos para la acampada. Y también en la Federación Aragonesa de Vela, Pza. La tomó a los moros Alfonso I el Batallador , pero a su muerte pasaría a la Corona de Navarra, que erigió la mole de su castillo roquero. Para comer y dormir es recomendable la pequeña fonda Cinco Villas, en la calle Urruti Castejón, n, en el centro del pueblo.

También podéis acudir al restaurante Causín, en la calle Mayor, Controla el pueblo desde un altozano desbro- zado -como era normal en este tipo de construcciones- y llama la atención por su extraordinaria severidad: Desde la lejanía, y debido a la perseverancia rectilínea de sus constructo- res, semeja un castillo de juguete. Iglesia Parroquial de Santa María. Los contrafuer- tes exteriores y la prominencia del testero absidal le confieren aspecto de solidez; en las capillas interiores pueden contemplar- se -y no sin esfuerzo, dada la parva iluminación- varios retablos góticos de colores ya ajados, que en su día seguramente resal- taron por la intensidad de sus tonalidades.

Mención aparte merece la torre parroquial por su curiosa disposición: La poderosa familia romana de los Atilios, que enseñoreó esta comarca, dejó constancia de su opulencia construyendo un mausoleo, popularmente conocido como El Altar de los Moros siglo II d. A otro mausoleo romano del lugar se le denomina La Sinagoga s. Poca historia conocían quienes así los llamaron. Fue en origen plaza fuerte, baluarte cristiano en la linde de los dominios musulmanes: Un documento del año habla ya de Sause; por esa época pertenecía al reino navarro, pero se convirtió en aragonesa en Alfonso I le concedería Fuero el año El caserío, declarado Monumento Histérico-Artístico, se apiña en la cimera de un altozano quebrado por bancales m.

Muy recomendable si el bolsillo lo permite entre y ptas. Fonda Fernandina.

Eating Out 4 Drama Camp () with subtitles | Amara

Emilio Alfaro, 1. Peque- ña y acogedora, aunque un poco cara si consideramos la simplicidad de sus habitaciones sin baño. En la calle Pons Sorolla, n 9 2, una antigua casona ha sido habilitada como vivienda de turismo rural. El precio del hospedaje unas ptas.

Y plato para todos los buches Vinacua. Pintor Goya, 1. Por menos de ptas. Probad el conejo con caracoles, la especialidad de la casa.